El rescate ya casi está con nosotros, veremos qué nombre amigable y ambiguo consiguen darle nuestros políticos, pero no hay opción.

¿Y ahora qué hacemos?, a mí se me ocurre preparar una gran bienvenida a ”la troika”. Podemos preparar unos cuantos alimentos y pintxos típicos del país, regados por unos buenos caldos denominación de origen…

Estamos en momentos adversos y convulsos, ante una sociedad de la cual formamos parte, que con toda seguridad no estamos haciendo todo lo que deberíamos. Personalmente opino que no estamos haciendo nada, gran parte del cambio está en nuestra mano y para ello debemos luchar cada día y tomar las riendas de nuestra vida.

Muchas veces pienso que somos nuestros propios enemigos. En éste país talento sobra, fabricamos y diseñamos productos de calidad con un alto valor añadido, pero en general tenemos la tendencia a comprar productos similares en cuanto a precio a los fabricados en nuestro país pero de peor calidad. Esto es algo que no termino de entender.

Deberíamos defender más el producto propio y ser más responsables a la hora de comprar. No nos damos cuenta que el camino iniciado en los últimos tiempos, a una producción mucho más competitiva lo que hace es acercarnos poco a poco al aumento de horas de trabajo, disminución de salarios y por tanto disminución de poder adquisitivo. Cada vez que compramos algo, somos responsables directos de las condiciones laborales de quienes fabrican dicho producto.

Tengo un ejemplo bastante gráfico para todos (una reflexión personal), desde hace ya muchos años, es normal encontrar en los supermercados productos como; espárragos, pimientos, diferentes conservas, de otros países. Estos productos, normalmente, a precios bastante inferiores a los de los productos nacionales. ¿Casi todos hacemos lo mismo verdad?

Ciertamente existe una diferencia en precio que en ocasiones no es tan alta como nos parece (hay que ver tamaño del envase, cantidad de producto…vamos, comparar manzanas con manzanas) y desde luego, la calidad de producto no es la misma.

Normalmente, todos nos auto convencernos diciendo: “son muy buenos”, “yo no notaria la diferencia entre unos y otros”… frases y comentarios que todos hemos dicho alguna vez.

Pues bien, bajo mi punto de vista, ahora estamos cosechando lo que durante mucho tiempo hemos sembrado, nuestros salarios han dejado de ser competitivos y cada vez es más necesaria una revisión de la cuantía y sus condiciones.

Si somos autocríticos y lo suficientemente responsables, ¿qué respondemos a la siguiente pregunta?:

¿Tenemos algo de culpa y responsabilidad en todo esto?. Os lo dejo para que cada uno penséis vuestra respuesta.

Desde Domodis tenemos muy claro que hemos decidido hacernos un hueco en uno de los momentos más difíciles de la economía global y en concreto la Española. No por ello cesaremos en nuestro afan por ofrecer un producto único en prestaciones, valor añadido y precio.

Un producto competitivo a nivel mundial y con unas cualidades únicas. Si estos argumentos no son suficientes para convencer, destacaremos que en todo momento estaremos al lado del cliente para asesorarle y ayudarle en sus necesidades diarias de localización GPS.